Artículo 247 de la Ley Enjuiciamiento Civil

Artículo 247. Respeto a las reglas de la buena fe procesal. Multas por su incumplimiento.

1. Los intervinientes en todo tipo de procesos deberán ajustarse en sus actuaciones a las reglas de la buena fe.

2. Los tribunales rechazarán fundadamente las peticiones e incidentes que se formulen con manifiesto abuso de derecho o entrañen fraude de ley o procesal.

3. Si los Tribunales estimaren que alguna de las partes ha actuado conculcando las reglas de la buena fe procesal, podrán imponerle, en pieza separada, mediante acuerdo motivado, y respetando el principio de proporcionalidad, una multa que podrá oscilar de ciento ochenta a seis mil euros, sin que en ningún caso pueda superar la tercera parte de la cuantía del litigio.

Para determinar la cuantía de la multa el Tribunal deberá tener en cuenta las circunstancias del hecho de que se trate, así como los perjuicios que al procedimiento o a la otra parte se hubieren podido causar.

En todo caso, por el Letrado de la Administración de Justicia se hará constar el hecho que motive la actuación correctora, las alegaciones del implicado y el acuerdo que se adopte por el Juez o la Sala.

4. Si los tribunales entendieren que la actuación contraria a las reglas de la buena fe podría ser imputable a alguno de los profesionales intervinientes en el proceso, sin perjuicio de lo dispuesto en el apartado anterior, darán traslado de tal circunstancia a los Colegios profesionales respectivos por si pudiera proceder la imposición de algún tipo de sanción disciplinaria.

5. Las sanciones impuestas al amparo de este artículo se someten al régimen de recursos previstos en el Título V del Libro VII de la Ley Orgánica del Poder Judicial.

art 247 lec

Explicación sencilla

El artículo 247 de la Ley de Enjuiciamiento Civil establece que todas las partes involucradas en un proceso judicial deben actuar de acuerdo con las reglas de la buena fe. Si un tribunal considera que alguna de las partes ha actuado de manera contraria a la buena fe procesal, puede imponer una multa que puede oscilar entre ciento ochenta y seis mil euros, siempre y cuando no supere la tercera parte de la cuantía del litigio. El tribunal tomará en cuenta las circunstancias del caso y los perjuicios causados al procedimiento o a la otra parte. En caso de que la actuación contraria a la buena fe sea atribuible a algún profesional involucrado en el proceso, el tribunal puede remitir el caso al colegio profesional correspondiente para que se tomen medidas disciplinarias. Las sanciones impuestas pueden ser apeladas siguiendo el procedimiento establecido en la Ley Orgánica del Poder Judicial.

  • Ley de Enjuiciamiento Civil
    • Libro I. De las disposiciones generales relativas a los juicios civiles
      • Título VIII: De la buena fe procesal
        • Artículo 247
  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir